30 de septiembre de 2008

Sobre los blogs. Parte II

Pensaba que esta sería la segunda y última parte, pero no; por cuestiones temáticas preferí cortar en dos lo que restaba. Así que lo siento, todavía queda una parte.

Quelonio dixit:

"La primera impresión que tendrá ni bien entre en ese reino será la de haber descubierto por fin la Edad de Oro de la que hablaban los antiguos mitos, El Dorado que los conquistadores españoles buscaron en el Nuevo Mundo, el idilio de John Lennon en el que toda la gente se encuentra “living life in peace”. Porque en los blogs no hay maldad, todos son buenos, todos tienen sentimientos humanitarios y todos practican la filantropía. No espere encontrar un alma descarriada como la suya, porque en los blogs no hay ovejas negras; hay tanto amor en los blogs, que los santos y los ángeles pronto deberán mudar de casa matriz si quieren conquistar la paz verdadera.

Debido a esta ausencia de maldad, es probable que todos sus comentaristas siempre estén de acuerdo con usted, tanto si habló a favor de un tema como si lo hizo en su contra, igual da, y no por hipocresía (eso jamás, no hay hipócritas en los blogs), sino porque las almas buenas siempre buscan que el semejante se encuentre contento y pleno. “Tienes razón, tienes más razón que un santo, estoy de acuerdo, suscribo, ¡cuánta verdad!, me encantan tus verdades, estoy contigo (completamente), somos almas gemelas”, etc., son sólo algunas de las frases que escuchará, seguidas de los infaltables epítetos de cualquier alma bondadosa: “guapo, hermoso, precioso, genio, dios, Dios...”

No sé si haré bien en decírselo, pero para mí todo ese circo responde a otra realidad en donde lo que abunda no es precisamente la bondad, sino la soledad. No creo que por amor digamos tantas necedades como las que decimos por temor a esa soledad a la que sucumbiríamos si no las dijéramos, al vacío en el que caeríamos, al anonimato al que nos condenaríamos. El terror al teatro vacío, o el terror al teatro lleno pero sin aplausos... he ahí la causa de todo. Pero que esto quede entre nosotros, ya sabe que hay cosas que no pueden mencionarse en voz alta..."




22 comentarios:

Perséfone dijo...

Interesante este Quelonio ¿Eh? Dile que a ver cuando se anima a tener una de esas conversaciones conmigo. Me encantaría replicarle.

Un abrazo :)

Tristancio dijo...

Cuánta razón llevas en lo que dices; suscribo toda tu verdad... eres un dios (porque Dios soy yo), je.

(Ahora en serio, me queda rondando lo de la soledad, que toda la red es el paraíso de los solitarios. Y otra cosa, sobre aquello de decir solo cosas buenas, creo que obedece más que a la bondad (que abunda) a la "buena leche", pues omitimos opinar cuando tenemos algo poco amable que decir, o cuando lo que leemos no nos agrada. Pues eso, que para la mala leche tenemos la vida real).

Bolero dijo...

Pues yo voy mucho más lejos señor Quelonio, esto de los blogs es una vanidad tras otra, una visita por aqui otra por allí, sí, realmente todo está lleno de bondad y de buens modales, tanto q me asusta.
Pq en mi vida cotidiana no encuentro tanta bondad y buenos modales
Qué pasa q la guardamos para el blog?'

No sigo q me conozco
muakkkkkkkkkkkkkkk

moderato_Dos_josef dijo...

Pienso Diego que en gran parte tienes razón. En los blog buscamos un poco del amor que nos falta en el exterior, y me pregunto ¿es acaso eso malo? Tal vez eso signifique que en el exterior, en la realidad, la sociedad es fría y nadie exterioriza realmente sus pensamientos íntimos. En cambio aquí, con el beneplácito del anonimato, nos soltamos y demostramos la pureza solitaria de unas almas que desean ser buenas cuando fuera estamos abocados a luchar... No se por qué, pero ahí afuera el de al lado ya casi es... nuestro enemigo. NO, desde luego para mí no es así, pero he observado; hay mucha gente que se mete en una automóvil y se convierte en una fiera. El trato directo es mucho más difícil que esto, por supuesto. aunquie aquí no todos somos buenos,es más, creo que hay mucho gili suelto por la web. Gracias por tu sinceridad. Un saludo!

Arcángel Mirón dijo...

Hay hipocresía como en el resto del mundo. El mundo-blog forma parte de ese otro, el que habitamos.
Y sí hay maldad, y sí hay sinceridad.

(¿Ves cómo no te doy la razón en todo?).

:)

LILITH dijo...

Lo de la bondad inicial a mí me sorprendió cuando empezó a despertar mi blog, era como el renacimiento del movimiento hippy en el siglo XXI, después escarbando fui descubriendo de todo, también gente grosera que mejor estaría callada y gente que discrepa y te enriquece... a veces echo de menos la intimidad del inicio (creo que ya te lo comenté)

Por otra parte, al igual que a Tristancio me llegó lo de la soledad, el pensar que haya gente que no viva la vida real por esto, ejem, una pena, pero una elección respetable supongo (ya me salió el "buen rollo")... si es que todo se pega!

Dale un cachete de mi parte a Quelonio por no usar el femenino: diosa, que aquí somos mayoría, je,je

Germanico dijo...

Mmmm... creo que en la actualidad el teatro vacío puede llenarse con agradabilidad y cierta dosis de sensualidad.

Pero creo que eso sería racionalizar absolutamente las cosas.

Creo que en primer lugar hay otro modo de llenar el teatro: el escándalo, del mismo modo que lo vemos en la TV o en las revistas, y si hay sexo mejor (si no está primero el sexo).

He visto blogs escandalosos muy concurridos donde la gente concurre a insultar, pero concurre.

Saludos

AndyPeCas dijo...

Maldito posteo! Quisiera decirte que estoy ciento por ciento de acuerdo con vos y sé que eso me haría sentir inmediatamente "un ángel de los blogs"...Una sola vez hice un comentario contrario en una entrada y, para que veas lo que puede la soledad en compañía, unos cuantos de los que comentaban se me vinieron como Atila contra los hunos....

Seguiré por acá, porque con diferencias y / o similitudes, me caés bien...¿eso cuenta?

PIER BIONNIVELLS dijo...

Hum.. ahora quisiera decirte que tienes razón en lo que escribes.. Pero peco de buena no! jaja.
te sigo leyendo.
abrazos.

Malvada Bruja del Norte dijo...

Pues, estoy bastante de acuerdo con Tristancio, cuando algo no te gusta, simplemente no opinas. Soledad? No sé, creo más en aquello de "Dios los cria y ell@s se juntan"... Nos hemos "unido" unos cuantos que compartimos placeres comunes, (leer, escribir, el cine...) y lo compartimos, debatimos y criticamos con más gente además de nuestr@s amig@s.

Diego dijo...

Perséfone: si le digo, Quelonio se enteraría de que publico sus cosas y me mata. Y morir a manos de Quelonio... qué humillación. Un abrazo.

Tristancio: es curioso eso de la vida real. ¿Acaso los blogs no forman parte de esa vida? Un abrazo.

Bolero: pareciera que esa bondad intentara abrirse nuevos caminos ante la imposibilidad de imponerse en la vida cotidiana. Un abrazo.

José: no es malo en absoluto. Pero más que la bondad en sí, creo que Quelonio cuestiona el origen de esa bondad. ¿Nace de un impulso sincero o por agradar a los demás y evitar así la soledad? Un abrazo.

Gilda: es que usted es una rebelde. Un abrazo.

Lilith: lo del movimiento hippie es una buena comparación, es cierto. Y por el femenino que falta, no olvides que el único destinatario de las cartas de Quelonio soy yo, y en ese caso me tranquiliza saber que Quelonio nunca pensó que me llamarían "diosa". Un abrazo.

Germanico: Quelonio se preguntaría si esa tendencia al escándalo no es otra manera de evitar la soledad. Un abrazo.

Andypecas: ahora no nos reprimamos por culpa de estos disparates de mi amigo. Un abrazo.

Pier: lo mismo para ti, sin reprimirse. ¿La bondad pasó a ser pecado? ¿Qué parte me perdí? Un abrazo.

Bruja: es posible que sea como dices, me lo apuntaré para replicar a Quelonio. Un abrazo.

Miss Morpheus dijo...

Desde el principio, percibí en los blogs, ese Efecto Gran Hermano que todos pudimos ver en las primeras ediciones de ese programa. Se formaban parejas, amigos del Alma, se querían, ¡incluso se casaban en directo! ... Pero cuando salían y volvían a la realidad, todos se daban cuenta de algo: "que al estar ahí dentro, tan aislados del mundo real, todos los sentimientos se engrandecían..." Pues aquí ocurre lo mismo... O sales de vez en cuando a respirar, o caes preso del encantamiento, porque lo cierto es que tiene mucho de irreal.
En cuanto a la soledad... es lícito que alguien busque encontrarse con otras personas y haga uso de un blog para ello. A mí me joden más los buenos samaritanos que consuelan y regalan maravillosas palabras parapetados tras un ordenador. Así es fácil. ¿Quién te dice que ese al que chillaste hoy porque se te cruzó con el coche no era una de esas hadas, ser luminoso, perro o cazador? En el fondo, ver a otro más débil, nos fortalece.
Mucho ego, vanidad, soledad, sentimentalismos y falsedad, aunque, por supuesto, también encuentro en los blogs personas y lecturas que hacen mi vida más agradable.

Y Quelonio es una de ellas...

Un abrazo.

Germanico dijo...

Mmmm... puede ser. Tal vez tambien se dirige a la trascendencia. Alguien dijo que todo lo que hace el hombre es para trascender, de una forma u otra.

Bueno, interesante debate.

Saludos

Diego dijo...

Miss: interesante lo del efecto Gran Hermano. En cuanto a salir a respirar, creo que es inevitable hacerlo. Lo que yo me pregunto es si acaso no es al revés para muchos y salir a respirar es precisamente entrar a los blogs. Y sobre los buenos samaritanos, pues yo creo que bondad y maldad, oscuridad o luz, todas las dicotomías están en una misma persona... siempre. Leyendo la última parte, supongo que te llevarías bien con Quelonio, lástima que Quelonio no se lleva bien ni con su propio reflejo. Un abrazo.

Germanico: Trascendencia... sí, es posible, pero me pregunto qué porcentaje habrá de gente buscando la trascendencia y la otra escapando de la soledad. Porque la trascendencia es una búsqueda, mientras que la soledad es un escape, y en el día a día hay urgencias, necesidades inmediatas, demasiado presente nublando el horizonte. Y la trascendencia es eso: horizonte, futuro... En fin, sí es cierto que debatir estas cuestiones es interesante en tanto que estamos discutiendo sobre nosotros mismos. Un abrazo.

Diego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Arcángel Mirón dijo...

Ay, seguro que eso se lo decís a todas!

:)

Miss Morpheus dijo...

Lo natural sería eso, que los blogs supusieran un respiro, un break en nuestro camino. Pero hablábamos de soledad, y para los solitarios, los que reclaman atención, su vida es su blog. Me da la impresión de que algunas personas dedican la mayor parte de su tiempo a embellecer, escribir, responder, buscar, etc.
Yo saco la cabeza para respirar de vez en cuando porque, por poco que te pasees, caer en un coma diabético simpre es un riego. Y es que entro en algunos blogs y me siento como Hansel y Gretel...

Diego dijo...

Gilda: ¿Quién?, ¿yo? Un abrazo.

Miss: El justo medio, Miss, el justo medio, ¿cuándo aprenderemos a poner en práctica esas dos palabras? Un abrazo.

Vanidoso dijo...

Ésta parte es detestable y cierta, también.

Lo he pensado unas pocas veces, y supongo que dejar destilados insultos o voraces críticas en territorios ajenos a los propios(a que sino?) es una cuestión que va contra los buenas costumbres y modales, que ha obviado inculcarme de pequeño...

¿Pero que he dicho? ¿Soy un hipócrita?
Sino hay hipócritas en los blogs!!!

Estoy de acuerdo contigo (completamente), guapo, genio, Dios, y con mayúsculas.

Saludos, muy buenos los textos, y buscaré más de "Quelonio".

FER dijo...

¡Qué ración tienes! ¡Que entrada tan maravillosa! ¡Me encanta tu blog!

P.S. Al margen de la ironía de mis líneas anteriores, lo cierto es que no entraría en tu blog si no me gustara, al menos un poquito. Bastante poco tiempo tenemos durante el día como para perderlo visitando casas en las que no estamos cómodos. La tuya tiene un gran sofá en el que estoy como en la mía.

doctora queen dijo...

Por supuesto de acuerdo de nuevo, será que sólo voy a estar de acuerdo con Quelonio cuando hable de bloggs?

Por cierto, recuerdo un post tuyo bastante criticado, en concreto uno de Quelonio, tal vez se le olvidó?.

una solitaria ocasional

yurenaguillen dijo...

Diego, en tu ausencia, voy aproevechar para leer aquello que habías publicado antes de que hiciera aparición en tu blog y que, por tiempo, no podía. Ahora en lugar de ir para adelante, iré para atrás en las lecturas, como si no hubieses dejado de publicar.
Cuando leí las apreciaciones de Quelonio sobre los blogs, no entendía nada, me sonaba a chino. y eso porque hacía poco tiempo que había comenzado con el blog.
Hoy te puedo decir que las entiendo perfectamente. Es más, si te contara, te daría para un par más de secuelas sobre este tema. jeje...
De todos modos, hay gente que se lo toma en serio, que le gusta escribir y de la que aprendes muchísimo. Sólo hay que saber elegir.
Espero que estés bien.
Un abrazo muy grande.