28 de octubre de 2008

Sobre los blogs. Parte III

Quelonio dixit:

"La igualdad también se manifiesta en otros postulados. Por ejemplo, en la blogosfera los premios o regalos deben ser de todos, es preciso pasárselos de uno a otro, y así hasta que desaparezcan. Durante todo su ejercicio, usted será un pobre Tántalo que verá aproximarse el deseado premio, pero jamás podrá disfrutar de él y siempre acabará como al principio, sin nada. Si es que estima su psique, prescinda, pues, de esos presentes.

Muy importante: por delante de sus publicaciones, hay algo impostergable que debe hacer si quiere ser dotado de existencia en ese mundo: debe comentar en otros blogs. Sepa que nadie lo leerá por el placer o rechazo que puedan causar sus escritos. Quien lo lea será porque usted lo ha leído antes, o será un desconocido que lo lee para que usted lo lea después. Un caso bastante frecuente y que yo he tenido ocasión de rastrear, está en aquellos individuos que se ausentan durante un tiempo y nada se sabe de ellos, ni publican ni comentan. Un buen día inundan los blogs de comentarios (siempre elogios casi serviles) y usted se alegrará porque pensará que ha regresado su lector. Pues no: acaba de publicar, eso pasó. La clave está en observar las fechas, tanto de publicación como de los comentarios que ha dejado: verá que todas coinciden.

No se empeñe en escribir historias desgarradoras, terroríficas o perversas para provocar sentimientos desagradables. No importa si usted escribió sobre una violación, una masacre o una tortura, siempre habrá quien le diga: “qué hermoso” o “qué belleza”. En esos casos usted pensará que, o bien no lo han entendido, o bien el comentarista es más perverso que usted. En ambos casos la frustración será total, esté preparado. Y todavía más: si escribe relatos, ¡no lo haga en primera persona! Al parecer, mucha gente es incapaz de separar autor y personaje. Si no me cree, pruebe escribir en primera persona una historia de amor con final feliz. Recibirá comentarios del tipo: "entonces lo pasaste bien", "qué romántico eres", "si todavía no es tuya, con este texto la conquistaste", "me gustaría vivir una historia como la que has vivido", etcétera... patéticos y antiliterarios etcéteras.

Ya mencioné la bondad que inunda los blogs y que no permite comentarios negativos. Pero aunque esa bondad no existiera, no se puede hacer un comentario negativo de algo que está perfecto. Va contra la naturaleza. Recuerde que en los blogs sólo hay talento, talento y vanidad, así que comentar negativamente, sugerir, probar variantes, todo es un atentado contra el talento. Incluso si ve escrita la palabra “jenio”, inclínese a pensar que quien la escribió es un seguidor de Juan Ramón Jiménez antes de creer que cometió un error ortográfico. Se ahorrará discusiones.

(En esta parte Quelonio se vuelve vulgar y empieza a disparar su peor escatología contra los blogs eróticos. Una vez más y para salvaguardar las buenas maneras, preferí practicar la censura.)

Es todo cuanto puedo decirle. Aunque no fue exhaustivo el informe, por lo menos tendrá suficiente como para darse una idea de ese mundo. A partir de ahora, usted es libre de entrar o no, pero yo confío en que me demostrará una vez más la sensatez que lo caracteriza, se quitará esas ideas extrañas de la cabeza, utilizará su tiempo para labores más edificantes y no abrirá ningún blog."




26 comentarios:

Alfonso White dijo...

Hola Diego. De rebote he caído en tu blog, y tu artículo me ha parecido muy bueno. La verdad es que yo mismo debo sentirme aludido, porque soy de los que abandona su blog por un tiempo indeterminado, y al publicar algo nuevo después, reparto comentarios encantadores por donde puedo. Es verdad que esto parece un poco sucio, pero bueno, tampoco me gusta verme obligado a "seguir" a nadie. De hecho, y aunque de verdad este sitio me ha gustado, es posible que no vuelva nunca (o sí, no lo sé). Me despido, y por favor, no me recompenses con comentarios en mi blog.

Saludos.

Arcángel Mirón dijo...

Por suerte contamos con tu honestidad, Diego.

Tristancio dijo...

Otra vez, Quelonio, llevas razón en lo que dices. He notado lo mismo que tú, eso de comentar en otros blogs cuando se ha publicado en el propio (no tiraré yo la primera piedra); otras van más lejos e invitan directamente a sus blogs, luego de un comentario de dos palabras halagadoras en el tuyo... en fin. Una vez escribí un relato en 1ª persona en que el personaje se iba a morir... uff, casi que me sentí muerto de verdad.

Y nada. También los blogs permiten conocer gente y hacer amigos (de lejos y de cerca; virtuales y frente a frente). Y permite, también, leer buenos relatos, disfrutar de prosas envidiables... y, a veces, dialogar.

Salúdame a Diego, Quelonio.-

Yurena Guillén dijo...

Touché.
Un abrazo.

Miss Morpheus dijo...

Esta tercera parte me ha hecho reir especialmente. Aquí, el distinguido Quelonio, ha profundizado más y se ha puesto puntilloso... tanto, que hasta me he sentido herida en mi orgullo al leer y verme reflejada en alguna de sus apreciaciones... Y es que este Licenciado nos tiene más que calados...

Saludos... a los dos.

Hache dijo...

Este Quelonio a veces lo sabe todo y a veces no tiene ni idea.

;-)

moderato_Dos_josef dijo...

Hace tiempo que tenía ganas de sorprender con un post de este tipo, pero tú te has adelantado y me sorprendes o...no. En realidad lo que dice tu Quelonio no me sorprende, porque es tan veraz y me ha sucedido tantas veces... En cuanto a los premios nada que decir, se reciben y se olvidan. en cuanto al tema de los relatos, por ejémplo, eso que mencionas de escribir en primera persona. Pongamos una aventura desmadrada de crímenes y paranoia. siempre surge el lector que va y me dice: ¡Que bien, te salvaste! O una de amor, entonces piensan que me casé. Y si hay humor por en medio, peor. Por lo general no lo entienden. Y es porque muchas veces en realidad la mayoría ni te leen, ya lo sé yo. Pero yo busco entre toda esa "paja" a los cuatro o cinco que leen, y entienden de qué va la cosa. Esos, son quienes, de vez en cuando, sueltan un comentario ajustado y crítico. Lo cual se agradece; pues resulta oportuno para corregir las fallas o errores: Todos los tenemos si exceptuamos, por supuesto, a tu genial Quelonio. Un abrazo!

Eva dijo...

Juas!!!

Besitos y eso.

* SINE DIE* dijo...

Mmmmm...yo creo que Quelonio debería pensar menos....y disfrutar más.....


Besos, Diego

Malvada Bruja del Norte dijo...

Jajajaja...Me siento identificada con lo de la 1ª persona. Como ya has comprobado es la persona que más utilizo y aún ahora, tengo que repetir una y otra vez que es ficción, que utilizo la 1ª persona porque me gusta, porque es algo así como la catarsis que describen los actores...pero sigue siendo ficción :-)

B. Miosi dijo...

Es obvio que quien posee un blog es para comunicar a los demás sus pensamientos, sus creencias, sus carencias, o su sabiduría. No me parece mala idea tener un blog. Tampoco voy por ahí repartiendo halagos. Si leo, y cuando digo, leo es eso, algo que sea de mi interés y comprensión, comento, de lo contrario ni opino. He tenido una experiencia interesante con mi blog. Las personas que pasan a comentar, en realidad lo hacen. Son largos párrafos de ideas, creeencias, pensamientos que haría difícil pensar que sólo son una muestra de su paso para ser a su vez visitados.
Por medio del blog he conocido gente (virtualmente) muy interesante: escritores, músicos, y personas con las que he entablando cierta amistad que de otra manera hubiese sido impensable. Participo en un par de foros literarios, uno de ellos: Prosófagos, no es un lugar donde precisamente las lecturas sean palmaditas en la espalda. Es un lugar donde realmente la crítica es buena y se aprende mucho. Así que, tu Quelonio, Diego, anda un poco despistado, o a la caza de gente que piensa que comentar después de hacer una entrada es para captar lectores, nada más patético a mi modo de ver. Entro a los blogs cada vez que tengo tiempo suficiente, y dejo mensajes cuando algo lo requiere. Para muestra, un botón.

Saludos!
Blanca

Germanico dijo...

Llego la ansiada III parte y Quelonio vino con todo.

Que decir? Adhiero a muchas cosas. A ver: cuando abri el blog en enero -despues de haber pensado que era una insensatez hacerlo-, no me comentó nadie por meses. Comentando en otros blogs logré concurrentes al mío.
Cambie varias veces el estilo del blog. Ahora desarrollo historias. Leo los demas blogs y comento según lo que he leído. Disiento en muchos casos, pero con respeto. Creo que con respeto uno puede disentir.
Saludos

Diego dijo...

Alfonso: tranquilo, amigo, no tomes tan en serio a Quelonio. Me gustaría que fueras libre de entrar aquí cuando quieras, y dejarme a mí la libertad de entrar en tu casa siempre que quiera, sin pensar en recompensas ni deberes. Bienvenido. Un abrazo.

Gilda: yo sólo soy un humilde comunicador de una honestidad que no me pertenece. Un abrazo.

Tristancio: es que lo de la primera persona no falla, ya ves. Y lo siento, pero temo que los saludos a Quelonio nunca llegarán. ¿Por qué? Nada importante, solamente celos. Un abrazo.

Yurena: no pasa nada, sobrevivirás. Un abrazo.

Miss: pasa que Quelonio, como no tiene nada que hacer, vive buscando la paja en el ojo ajeno. Y lo mismo para ti: el saludo a Quelonio muere aquí. Un abrazo.

Hache: yo creo que es más lo segundo, pero sabes, Quelonio es como esos jugadores de fútbol que en cuanto tienen el balón a los pies, lo único que hacen es disparar a portería. No importa si están lejos, si les cayó en la pierna mala o si no tiene ángulo... él, como esos jugadores, dispara igual. Y él, como aquellos, de tanto disparar, a veces acierta. Un abrazo.

Moderato: es gracioso lo de "te salvaste", y estoy seguro de que a ti debe ocurrirte muy seguido, porque gustas de escribir en primera y a veces empezando con alguna anécdota, lo cual favorece una identificación inmediata con el autor, sobre todo cuando no hay nombres. Es interesante la necesidad que tenemos de adjudicar un nombre a algo o a alguien. Ante una historia en primera y sin un nombre, muchos lectores sienten la necesidad de cubrir ese vacío, y lógicamente, qué puede ser más fácil que cubrir el hueco con el nombre del autor. Un abrazo.

Eva: ¿qué es "eso"? Un abrazo.

Sine: si lo conocieras (que no lo conocerás), pero si lo conocieras, verías que en realidad lo que menos hace es pensar. Si pensara, no diría tantas necedades juntas. Por eso se ríe tanto de mí, porque yo sí pienso. Antes decía que se parece a ciertos jugadores que tienen el balón y disparan. Pues él se ríe de mí porque yo soy de los que tienen el balón y se quedan pensando qué harán con él. Y claro, casi siempre me lo quitan antes de que me decida. Él es de los pocos dionisíacos puros que conozco. Un abrazo.

Bruja: debe ser agotador repetir que es ficción. Un abrazo.

Blanca: si algo aprendí en el tiempo que llevo con Quelonio, es a no mostrarme molesto por las cosas que dice. Es peor, porque gana fuerzas y arremete. Así que relájate, no lo tomes tan en serio. Si yo mismo lo hubiese tomado en serio cuando me escribió esto, hoy me estaría perdiendo todo lo interesante que mencionas y que yo también disfruto y comparto. Cuando al fin pude superar la barrera de la molestia, sólo entonces empecé a reírme con Quelonio. Pero hay que pasarla. Un abrazo.

Germanico: yo creo que hay un solo modo de dar a conocer un blog: comentando en otros. Y que Quelonio diga lo que quiera, pero es así. De todas maneras, él se refiere a los que ya son conocidos y utilizan los comentarios, no para comentar, sino para decir "ya volví". Y estoy de acuerdo, el respeto sobre todo. Un abrazo.

Vanidoso dijo...

¿Los premios de qué índole son?

¿Qué se premia? Y lo qué más me intriga ¿Quién premia?

Preguntas para Quelonio, para la próxima...

El apodo, nick, mote, alias, sobrenombre y/o seudónimo que poseo no viene a la ligera, tiene un porque, ya que es un hecho irrefutable la vanidad que mora en el corazón de los que pretendemos, y hasta cometemos la locura de creernos ser escritores...

A ver que dice Quelonio, hoy comenté en algunos blogs y no publiqué nada, es que a veces generalizar es una falta de respeto para con los distintos (No a mi, por supuesto...)

Saludos, y me entusiasma la polémica que genera Don Quelonio.

Adrianita dijo...

jajaja, "jenial", "majistral" post...¡qué venga Quelonio y me lo reproche, o quizás saque conclusiones! porque Juan Ramón Jiménez no es...

Besos, A.

Rodolfo N dijo...

Amigo, hay de todo en la viña del Señor...
Pero debemos rescatar las cosas saludables.
Mas allá de las vanidades o reciprocidades, es innegable que este mundo de los blogs, acerca, amiga, instruye, cultiva.
Lo importanet: cada uno muestra lo que siente y puede, y eso ya es mucho...
Un abrazo, amigo

Mixha dijo...

Me gustó está entrada muy honesta realmente... Yo te había leído antes pero o dejé nada posteado anterrmente, pero este post extrañamente escribirte algo, Vaya Quelonio todo un personaje, y en cuanto a los blogs yo lo disfuto el escribir y leer...
saludos y un abrazo

Marta dijo...

Hola de nuevo, gracias por visitarme. Con este artículo tuyo tan realista, ya no sé qué decirte. Bueno, sí, que no dejes de escribir nunca para que todos podamos seguir gozando de tu obra envuelta en belleza. Y que te conste, que no son falsos halagos eh, jjajajaja, lo digo cariñosamente. Un abrazo, Diego, seas quien seas y allá donde quiera que estés.

fire dijo...

jejjeeej... no sé que decirte diego...
dices verdades como puños...
por este motivo yo he pensado cinco mil veces cerrar los comentarios del blog...y probar suerte a ver si alguien sigue visitandome...
lo pienso cada x tiempo...
de todas formas no quiero ser hipocrita y entonare el mea culpa...
sigo mis blog favoritos en bloguines....allli estan los lblog que realmente me aportan algo...los que me apetece visitar...y de los que no quiero perderme nada....
y luego en una carpetita...guardo lso comentarios de la gente que em visita...y que quiero "corresponder"...
no tienen nada que ver una cosa con la otra....peo me siento como "obligada" a ser amable con la gente que me comenta....
Desde luego, y te hablo con toda al sinceridad del mundo....tu estas hace tiempo en mis feed...
y te recuerdo que no tiene nada que ver el numero de comentarios...con la cantidad de qgente que te ha leido..o la calidad de lo que escribistes...
es mas... a mas calidad....menos gente se para a leerte....
escribe algo vulgar...algo cortito...algo gracioso...y te lloveran comentarios...
Asi funciona esto...
pero ...aquien importa realmente?..
ante todo...y principalmente escribimos para nosotros mismos....
o no?...
si alguien ademas es capaz de apreciarlo...bienvenido sea...
(perdona la perorata...algunas veces no tengo mucho que comentar...otras s e em dispara la lengua...jajjaja)..
un abrazo diego

Diego dijo...

Vanidoso: no creas que conozco mucho acerca de los premios. Por suerte, nunca he recibido ninguno, y en verdad, considero eso mismo un gran premio. No podría acusar a Quelonio de irrespetuoso, ¿justo yo, que estoy haciendo públicas cartas que él sólo me escribe a mí? Un abrazo.

Adriana: gracias por pasar, y me gusta mucho Juan Ramón. Un abrazo.

Rodolfo: qué alegría verte de nuevo por aquí. Claro que hay de todo, y sabés, creo que a veces Quelonio me muestra lo negativo de algo con la única finalidad de que me concentre en buscar lo positivo. Pero no estoy seguro. Un abrazo.

Mixha: eres bienvenida. Un abrazo.

Marta: como no recordaba haberte visitado, intenté entrar en tu página, pero el acceso está bloqueado, así que me pregunto si no te has confundido. O quizá cuando te visité no estaba bloqueada. En fin, gracias por tu visita. Un abrazo.

Fire: si yo tuviera la cantidad de visitas que tienes tú y recibiera tantos comentarios como recibes tú, probablemente también dudaría sobre qué hacer. En cuanto a escribir para nosotros mismos, en verdad no lo sé muy bien, pero sé que Quelonio no estaría de acuerdo. Él cree que escribimos para tener el aplauso de alguien, impulsados por la soledad. Son opiniones. Aunque ya te lo dije en tu blog, lo repito: me alegro de que todo haya salido bien. Un abrazo.

Bolero dijo...

querido Quelonio, tiene usted más razón q un santo
Personalemnte entré en esto de losblogs, pq leó a Belén in red y me gustó mucho, a partir de ahí leí diferentes blogs.
Me cansa sobremanera ciertas costumbres, me aburre esto de la educación, así q creo q sigo sin encontrar lo q podríamos llamr un espacio

No sé si me leen pq quieren o por seguir esta cadena, q ya de por sí las cadenas en la vida me fastidian imagínese usted amigo mío las virtuales

Lo de los premios decirle q me apunté a uno, con un blog erótico q tengo q entran dos y el gato, pq nunca contesto ni escribo a través de éste, pero desde lo del premio entran pero no se piense usted q para leerme no, entran para mendigar un voto y yo a las alturas de la vida no mendigo más q por cuscurros de pan.

Un día decidí leer a quien me interesa y cuando puedo, sin más
Espero q hagan lo mismo conmigo, pq yo no compro un libro para q luego compren el mío ( q no lo tengo, no piense q lo tengo )

Bueno amigo Quelonío, siga usted en sus trece q por ahora acierta
Un abrazo sin peloteo q pa pelotear ya está el basquet

muakkkkkkkkkkkkk

AndyPeCas dijo...

Siempre me pasa lo mismo cn vos...Nunca sé si estar de acuerdo y sentirme con originalidad cero o darte la contra y sentirme una hipócrita...Qué encrucijada!!

LILITH dijo...

Je, je, olvida Quelonio que no todo el mundo lleva una vida virtual y que cuando aparece suele hacerlo a la vez: leyendo y colgando algo porque el resto del tiempo una se lo pasa viviendo la vida real...

En lo de escribir relatos en primera persona estoy de acuerdo, la gente no sabe que incluso en los poemas una inventa un "yo poético" y finge, que es para mí el gran placer de la literatura...

Un saludo, espero que ya tengas Hedonia

(yo estoy sin internet, bua!!)

Lilith

FER dijo...

Ahora es cuando entran ganas de incendiar blogs. Me voy de ruta por el ciberespacio a decir lo horrible que es todo.

Como siempre, Quelonio no defrauda.

doctora queen dijo...

Hey Diego

Aqui una desaparecida que reaparece forzadamente porque con Quelonio no puedo quedarme en silencio sin más y no comentarle.

Yo empecé el blog como una forma de llegar a mis amigos, pero luego me di cuenta de que ésto distaba mucho de la realidad, aunque me consta que algunos de mis amigos me leen aunque no comentan. Durante unos meses me empeñé en publicar y/o escribir casi por obligación. Me forcé a leer otros bloggs y comentarlos, me lo pasé bien y a ratos también me decepcioné. Después me cansé. Ahora el facebook ha llenado el espacio para los amigos y el blog ha quedado en un segundo plano, sólo para cuando me apetece escribir algo o colgar una foto para mí y para los que siguieron leyendome a pesar de no haber contrapartida. O eso creo... Y cuando un día me da por entrar y como hoy leo algún cuate blogero que me estimula pues me siento bien.

Todo evoluciona, díselo a Quelonio. Lo que hoy es verdad mañana puede moverse hacia la ficción, desintegrarse en el pasado, remodelarse en la memoria segun el aprendizaje de cada uno.

Uff!! Que pesadilla estoy hoy, es que ando un poco removida. De todos modos te brindo desde la distancia por dejar que Quelonio diga semejantes cosas, es valiente y también algo sadomasoquista, y también te hace estar en el punto de mira de muchos. Suerte con la puntería.

Un abrazo
Marta

Diego dijo...

Bolero: a Quelonio le gusta que le hablen de "usted". Un abrazo.

Andy: creo que no somos ni yo ni Quelonio el problema de tu encrucijada, sino esa voz interior que tenés y que te dice -o creés que te dice- "poco original" o "hipócrita". Un abrazo.

Lilith: habría que ver cuánto tiempo es el "resto del tiempo" para cada uno. Un abrazo.

Fer: por favor, no lo hagas, que luego desaparecerán los blogs y Quelonio se quedará sin letra para uno de sus temas favoritos. Un abrazo.

Marta: sabes que siempre eres bienvenida. Y sí, algo dije ya sobre el problema de publicar a Quelonio. Mi intención era difamarlo a él y quedar bien yo, pero pasa el tiempo y veo que no consigo ni lo uno ni lo otro. Cada vez tengo más saludos para él y yo, en cambio, quedé en ese punto de mira del que hablas.
Veo que está teniendo éxito ese Facebook. Un abrazo.