17 de septiembre de 2008

Sobre los blogs. Parte I

Antes de entrometerme en el mundo del blog, decidí pedir una opinión a Quelonio. Sabía que él desconocía ese mundo tanto como yo, pero también sabía que haría cuando pudiera por no quedarse sin opinión. Me pidió un mes para investigar sobre los blogs literarios y afines, y se lo concedí. Pasado ese intervalo, Quelonio dixit:

En primer lugar, ha de saber que en ese reino, como en el reino de la muerte, prevalece la igualdad entre los seres. Pero allí el factor aglutinante no es el estado de muerte, sino el de perfección, talento y genialidad: todos son perfectos, talentosos y genios, sin excepción.

Un vicio de los espíritus perfectos es la vanidad. Así pues, prepárese para respirarla a cada paso, porque es ubicua. Y si quiere tener una noción sobre los índices de vanidad, sepa que el polo de mayor irradiación estará en aquellos blogs que ostentan un nombre y un apellido. De allí hacia abajo.

Entre los seres de sexo femenino, no pretenda encontrar muchas mujeres. Quienes no sean hadas, serán ondinas, sílfides, ninfas, sirenas, náyades, salamandras o bichitos de luz; y de no ser ninguna de esas cosas, serán feministas. En cualquier caso, la mayoría de ellas serán irreales y no tendrán los pies sobre la tierra.

Entre los de sexo masculino, tampoco encontrará demasiados hombres. La mayoría, o son perros o son pescadores. A los perros los reconocerá en toda su magnitud en las entradas eróticas creadas por una mujer. Entre los comentarios a las entradas, usted deberá imaginar a toda una jauría en celo persiguiendo a la hembra. Los otros, los pescadores, son menos instintivos, les alcanza arrojar el anzuelo y esperar. Pero unos y otros persiguen el mismo fin masculino trascendental.



17 comentarios:

Germanico dijo...

Mmmm... quedé desconcertado. Espero la 2da. parte para ver como continúa. Interesante.

Saludos

doctora queen dijo...

Me encanta. Esta vez sí, estoy bastante de acuerdo con Quelonio... aunque tambien esperaré la segunda parte para pronunciarme.

Una brujilla

doctora queen dijo...

Bueno me explico que me van a canear: de acuerdo en algunas cosas.

Un matiz: tras la aparente perfección, el talento y la vanidad (que no sólo existen en los blogs sino que también prevalecen en la vida de la calle), tras las ninfas, hadas o brujas, tras los hombres-animales de diferentes tipos, hay personas reales y endiabladamente tiernas, con los pies, o más bien con los teclados, encima de la mesa.

Miss Morpheus dijo...

Querido Diego Ribeira, este Hada vanidosa, que no perfecta, de vez en cuando planta los pies en la tierra... pero solo de vez en cuando... el resto del tiempo lo pasa volando de blog en blog... leyendo comentarios de perros en celo y observando curiosa al que lanza el anzuelo... (entre muchos otros)

¿A quién no le gusta disfrazarse?

(Necesito leer más... Adoro a Quelonio)

Arcángel Mirón dijo...

¿Y vos a qué clase pertenecés?

:)

Yo me autonombro "arcángel", pero ya ni sé qué soy en realidad. Vanidosa, ¡obvio!

* Sine die * dijo...

Yo creo que el amigo Quelonio se queda corto.....aún hay muuuuuucha más biodiversidad en estos rincones-blog.

Hay tanta....como mundos en personas....

Besos, Diego..esperaré también la segunda parte... ;)

la danza de la vida dijo...

a tu amigo se le olvido un adjetivo para la mujer, con el que me siento identificada, y no por adivina, jejeje...el de bruja....
Aún así espero la segunda parte...besos

LILITH dijo...

ja, ja, ja ¡Qué ganas tenía de reírme así! Brutal lo de las ninfas, hadas, etc, lo de los perros, pescadores y lo de la vanidad.

Sí señorito, me alegraste el día, y me recordaste que, a veces, ejem, soy casi perfecta, jua, jua...

Gracias de nuevo,

Lilith

Mónica dijo...

Uy! según la escala de Quelonio, mi vanidad está al tope. Y me pregunto ¿qué seré, hada, sílfide, sirena o bicho de luz?
Gracias por tus bellos comentarios.
Besos

Adrianita dijo...

Bueno..en estos espacios hay de todo, eso es lo interesante. Por ejemplo, no sólo pescadores, yo he experimentado el acoso de un "pescado" con acuario y todo jajaja siiiii, uno que deseaba llevarme a su pecera como fuese...aunque investigándolo un poco...creo que ninguna pinchó el anzuelo...pobrecillo jaaja.

A mi me gustan todos los calificativos de Quelonio, quizás tengo de todo un poquito...mm, me gusta pensar en eso.

Espero la II partecita...
Un abrazo cariñoso

PIER BIONNIVELLS dijo...

Es que este mundo es asi..
vemos y conocemos de todo..
Es cuestión de gusto..
Interesante entrada jamás me lo habia planteado de esta manera.

abrazos.

Hache dijo...

Una vez dediqué diez minutos a pensar sobre los blogs. Sólo diez minutos. En ese tiempo comprendí que hay tantos tipos de blogs como personas, y que poco me afecta quien haya detrás (lease hada, bruja, león o buscavidas) mientras yo no intente cruzar esa barrera que separa el blog de quien escribe ... pero eso, pasa pocas veces, y hasta ahora, el resultado cuando lo he hecho ha sido precioso. Conclusión: me valen todos y cada uno de ellos, ya haré yo mi elección, sin juzgar, sólo valorando para mi interior.

Me quedo esperando la segunda parte. Porque setguro que Quelonio no ha dicho todo lo que tenía que decir.

Malvada Bruja del Norte dijo...

Jajajaja...qué bueno...pero bueno, te has olvidado de las mujeres que no son seres de luz...sino seres del lado Oscuro de la Fuerza, ¿o esto viene en la 2ª parte? Jajaja...Me has alegrado el día!

Eva dijo...

Lo bueno de los blogs es que si te asomas a ellos nadie te ve y no tienes que esconderte como un adolescente comprando una caja de condones. Lo que haya en ellos a mí me da igual, si no me gusta con darle a la crucecita de arriba lo tengo solucionado. Pero cuando descubro uno que me gusta de verdad hasta suspiro aliviada.

Besos.

Diego dijo...

Germanico: es que era un poco largo, así que decidí cortarlo. Un abrazo.

Doctora: no me cabe duda de que es así, pero intenta convencer a Quelonio de eso, ya verás..., te puedo asegurar que cree más en los seres maravillosos que en los hombres. Un abrazo.

Miss: ¿al final resultará cierto lo que me dijo Quelonio?, no lo puedo creer. Un abrazo.

Gilda: no, amiga, yo estoy más allá del bien y del mal, hace tiempo que vengo escapando de los rótulos de Quelonio. Y es cierto, no me explico cómo olvidó mencionar a los arcángeles. Un abrazo.

Sine: de acuerdo contigo, pero sabes, una de las palabras favoritas de Quelonio es "encasillar". Pobrecito. Un abrazo.

Danza de la vida: sí, ya van dos las palabras que olvidó: ángel y bruja, ¿en qué estaría pensando? Bienvenida. Un abrazo.

Lilith: veo que me está saliendo el tiro por la culata. Publicando sus cosas, yo pensaba difamar a Quelonio, ¡y ahora resulta que me lo agradecen! Un abrazo.

Mónica: pues en ese caso yo también estaría en primera fila de vanidad. ¿Qué le vamos a hacer? Un abrazo.

Adriana: lamento que te haya ocurrido eso. Si se lo cuento a Quelonio, seguramente él también lo investiga. Y luego, con sus comentarios podríamos publicar una suerte de "escrache". No estaría mal, ¿qué te parece? Un abrazo.

Pier: no sé si es cierto todo lo que dice Quelonio, pero que en los blogs hay de todo, de eso no tengo dudas. Un abrazo.

Hache: muy maduro y muy sensato, me alegro de que sea así. Un abrazo.

Bruja: no sé cómo pudo olvidarse de las brujas en su catálogo. Pero ahora que lo pienso mejor, quizá Quelonio no crea que las brujas son irreales. Me consta que estuvo en Galicia preguntando por unos aquelarres. En fin, lo apuntaré para preguntarle. Un abrazo.

Eva: si buscamos obras y no personas, ese anonimato se agradece, porque nos concentramos más en las palabras, en las imágenes, sin contaminarnos de "seres". Un abrazo.

FER dijo...

No puedo estar más de acuerdo con Quelonio. Y lo digo sin clasificarme en ninguna raza, claro.

Un abrazo

Vanidoso dijo...

Muy cierto y ocurrente , solo "hadas, ondinas, sílfides, ninfas, sirenas, náyades, salamandras o bichitos de luz" encuentro en éste universo...

Y por supuesto los perros y pescadores, pero sin dejar afuera de la nómina a los gatos, que a diferencia de los perros, gritamos y no dejamos dormir por las noches.

Excelente texto, voy por la parte II, un saludo.