23 de marzo de 2009

Sueño Nº 10

Antes de llegar a la esquina, veo que el autobús 78 está por arribar y a la gente preparándose para subir. Es el ramal de Chacarita (*), el que tengo que tomar yo, pero la gente esperaba otro, así que gano posiciones y subo justo cuando el autobús empieza a arrancar. Arriba, le pido al chofer un billete a Chacarita y él me dice que debo usar la máquina expendedora, que yo había olvidado. Después de un rato de viaje, descubro que nos hemos apartado del trayecto y hemos llegado a un pueblo de Castilla. Es entonces cuando empezamos a ver las primeras imágenes del bestiario. Por una calle de tierra que da a una plaza con una fuente hay varios buitres. Hay también otros pájaros que parecen lechuzas, pero les cuesta volar; sus alas son de cuero negro y las llevan arrastrando por el suelo, como los murciélagos, y cada vez que las alas chocan contra el suelo, se escucha un ruido sordo de huesos. Buitres y lechuzas se pasean libres por toda la plaza, y ni se asustan de los que pasan ni parecen hostiles. Empezamos a subir una cuesta, pero ahora no estoy en el autobús 78, sino en un carro empujado no sé por quién. Nos hacemos paso entre el bestiario, que es cada vez más abundante. A un costado, una cría de elefante con colmillos de adulto presenta lucha a una cría de bisonte. Aunque el bisonte parece estar en desventaja, igualmente no se acobarda y lo enfrenta. Más adelante un toro o un buey da vueltas en un mismo sitio, como si estuviese enloquecido. Al pasar a su lado, vemos que tiene una herida pudriéndole el lomo. Alguien se apena de la bestia y yo le digo que todavía le queda una larga agonía. Saliendo, el carro pasa por encima de un cadáver de león. Aún se conserva la piel y se distingue parte de la melena oscura. Es lo único que queda de su antigua realeza. Ahora yace en el suelo estirado como una alfombra.






(*) Barrio de Buenos Aires, donde se encuentra uno de los dos cementerios de la ciudad.

Imagen: pintura rupestre

14 comentarios:

simalme dijo...

Yo tengo sueños así y más extravagantes. Será que de cabezas raras, sueños raros... Lo cierto es que me gusta cuando me levanto y recuerdo haber soñado algo.

* SINE DIE * dijo...

Esa Línea 78 debe ser la que va, directamente, al corazón de tus miedos..

Tus sueños tienen la capacidad de hacerme despertar, Diego..

Besitos

PIER BIONNIVELLS dijo...

Jo!!
Que miedo..
Normalmente mis sueños son bastantes extraños.. pero este es uno de los buenos.. te deja pensando sudando solo en la cama.. ho..!!Te dejo abrazos, espero que tengas una buena semana.

Yurena Guillén dijo...

jajajj... He recordado mis viajes en guagua cuando estaba en la universidad. Ir a la facultad, todos los días, se convertían en un nuevo safari.
Los sueños son eso, sueños.
Un abrazo grande, Diego.

NoeliaA dijo...

Los sueños son como las poesías crípticas,casi siempre significan algo más que lo que muestran.
Pero no tengo idea de lo que signifique este, lo que sí es seguro es que estuvo bien entretenido.
Saludos.

Malvada Bruja del Norte dijo...

El viaje es un cambio, y la muerte de los animales representa el cierre de un ciclo, el hecho de algunos de los animales agonicen, tal vez simbolice que en tu interior hay ciertas resistencias, aunque sabes, que es el final de una etapa.

P.S.: Mmmm...cuándo vas escribir más sobre Epithumia?

Fernando García-Lima dijo...

Desde luego, este sueño ha sido todo un zoológico onírico.

Ojalá llegar de un pueblo de Castilla a Buenos Aires fuera tan instantáneo...

Un abrazo

Miss Morpheus dijo...

Leo este sueño y la sensación de caos, descontrol y pesadez me abruma. Hago mío el peso de la carreta, de las alas... y ese sonido retumba en mi cabeza generándome un pánico que me lleva a una posición fetal en la que busco algo de sosiego. Los sueños... tan esperanzadores unas veces y tan paralizantes otras..

Un abrazo.

SOMMER dijo...

Si algo tengo claro, es que jamás subiré a una línea 78...

Abrazos paisano

Diego dijo...

Simalme: no sé si hay algún sueño que no sea raro. Un abrazo.

Sine: es extraño, pocas veces fui usuario de esa línea. Un abrazo.

Pier: en mi caso fue una sensación de extrañeza más que de miedo. Un abrazo.

Yurena: déjame creer que son algo más que eso. Un abrazo.

Noelia: sí, los sueños tienen esa característica, aunque no siempre sea así con la poesía. Un abrazo.

Bruja: no es reciente este sueño como para confirmar tu interpretación. No obstante, te tengo miedo. Un abrazo. Sobre Epithumía... ahora mismo estoy decidiendo entre dos días de su diario.

Fer: ojalá, aunque preferiría que el viaje no fuera desde un bestiario hacia otro bestiario. Un abrazo.

Miss: confío en que, a veces, estos sueños puedan activar algunas sensaciones en quienes los leen, unas veces buenas, otras malas. Es por eso que siempre preferí omitir lo que sentí yo al soñarlos, para no dirigir las sensaciones de nadie. Un abrazo.

Sommer: gracias por tu visita, eres bienvenido. Un abrazo.

J.Mares dijo...

Uno avanza por los sueños como si supiera lo que está haciendo y, sin embargo, al despertar tiene la sensación de no saber nada de sí mismo... Esa extaña persona que deambula por otro mundo mientras dormimos y somos completamente nosotros. Y no tanto.

Me gustó visitarte, Diego. Un abrazo, Javi

Luna dijo...

Si habré viajado en le 78 para ir a Chacarita y tomar el subte!
ningún viaje como este tuyo, claro.

Besos

Malvada Bruja del Norte dijo...

No has de tener miedo, todo forma parte de tí, y te da señales para orientarte...y yo cuando puedo, intento ayudar!

Diego dijo...

Javi: qué tiempo hacía que no te veía. Bienvenido nuevamente. Un abrazo.

Luna: si para ir a Chacarita debías tomar el 78, entonces arriesgo algunas posibilidades: San Martín antes de la plaza (porque en ese caso conviene el 176), Ballester, Loma Hermosa (no tan cerca de ruta 8, porque también conviene el 176), Villa Adelina. Bienvenida compatriota. Un abrazo.

Bruja: eso es, las señales... Un abrazo.